• Tu cesta esta vacía!

ENVIOS:

Envíos en 24h, y gratis en pedidos de más de 15€.

IMPUESTOS:

IVA incluido en todos los precios.

TARJETA Y PAYPAL:

Pagos seguros con Tarjeta de credito o debito y PayPal.

Las maravillosas bondades del magnesio



Ya sabemos que el calcio es muy importante para los huesos, pero para que estos lo asimilen correctamente y no haya un desequilibrio es fundamental que lo combinemos con magnesio.

El cuerpo necesita del magnesio para producir energía y sintetizar
proteínas y grasas, además de regular la actividad muscular y del sistema nervioso. Sin embargo, a pesar de su importancia, un 75% de la población padece una deficiencia de magnesio.

La cuestión es que el aporte de magnesio es insuficiente como consecuencia de una mala elección de los alimentos (cereales refinados y poca verdura de hoja verde), del agotamiento de la tierra y del uso de fertilizantes químicos en vez de ecológicos.

¿Por qué necesitamos magnesio?

El magnesio es esencial para el funcionamiento de cientos de enzimas de nuestro cuerpo, en concreto en aquellas que producen, transmiten, almacenan y utilizan energía. Por ejemplo, es indispensable para:


•La síntesis de proteínas que necesita el organismo para multiplicar y desarrollar las células.
•La activación de las señales eléctricas a través de las cuales se comunica nuestro cuerpo.
•Mantener la tensión arterial normal, el tono vascular, la transmisión de señales entre neuronas y la corriente sanguínea.
•El funcionamiento de los músculos.
•El magnesio es tan importante para la formación de huesos sanos como el calcio o la
vitamina D.
•La liberación de las cantidades adecuadas de serotonina, un neurotransmisor que regula nuestro estado anímico entre otras cosas. Su déficit, por ejemplo, puede ocasionar una fuerte depresión.


O sea, que vivir con un déficit de magnesio es como querer arrancar el coche sin tener gasolina en el depósito.

La conexión entre el calcio y el magnesio

El magnesio escasea mucho más en nuestra dieta que, por ejemplo, el calcio. Sin embargo, a este último nutriente le dedicamos mayor atención, a pesar de que ambos son indispensables para mantener unos huesos sanos y fuertes.

Son pocas las personas que comprenden que el calcio necesita de su socio el magnesio para servir al cuerpo tan bien como debiera. Por ejemplo, un exceso de calcio podría llegar a bloquear la captación del magnesio, lo que repercutiría gravemente en la salud de la persona.

Las dos sustancias deben actuar juntas dado que el magnesio controla la entrada del calcio en cada célula. Si la cantidad de magnesio es inadecuada y entra demasiado calcio en la célula, puede ocasionaros calambres, migrañas, jaquecas, ansiedad, etc.

Además, el magnesio contribuye a la disolución del calcio en la sangre, lo que contribuye a que no se formen cálculos renales. Así es que con esto hay que tener mucho ojo, ¡¡¡tomar calcio sin magnesio para la osteoporosis puede favorecer la formación de cálculos!!!

¿Por qué padecemos cada vez de mayor insuficiencia de magnesio?

Como hemos comentado antes, nuestra dieta habitual no tiene un aporte adecuado de magnesio. Pero, ¿por qué sucede esto?

Por el procesado de los alimentos

La industria alimenticia reduce muchísimo el contenido de magnesio y de otros nutrientes en la transformación de los alimentos. Por ejemplo, cuando refinan el trigo para convertirlo en harina blanca, eliminan el 90% de magnesio que este tiene de forma natural.

Lo mismo ocurre en la transformación de la melaza a azúcar, perdiendo el 98% de su magnesio. Además, hervir las verduras o congelarlas también hace que se desprenda el magnesio.

Los aditivos como el aspartamo, el glutamato monosódico (muy presente en la comida china) y el alcohol agotan las reservas de magnesio.

La indigestión y el uso de antiácidos

Si basamos nuestra dieta en alimentos refinados tenemos todas las papeletas para sufrir indigestión. Por esta razón, es muy común consumir antiácidos sintéticos, que agotan el ácido clorhídrico de nuestro estómago, e impiden una correcta absorción del magnesio.

Prácticas de cultivo

Tal y como decíamos con anterioridad, cultivamos gran parte de nuestros alimentos en tierras que han agotado sus reservas de magnesio y de diversos minerales. De esta manera la cantidad de magnesio que debiera entrar en nuestra dieta de manera natural será mínima o inexistente.

La ingesta de fármacos

Muchos fármacos de consumo habitual como los diuréticos, la píldora anticonceptiva, la insulina, la cortisona y algunos antibióticos son la causa principal de que nuestro cuerpo desperdicie magnesio.

Los efectos de la insuficiencia en magnesio

La siguiente lista es una recopilación parcial de los trastornos o las enfermedades que están directamente relacionadas con la insuficiencia de magnesio. Estas pueden mejorar si aumentamos el consumo de este mineral.

Ansiedad y ataques de pánico

El magnesio contribuye a controlar las hormonas del estrés y el funcionamiento normal del cerebro.