• Tu cesta esta vacía!

ENVIOS:

Envíos en 24h, y gratis en pedidos de más de 15€.

IMPUESTOS:

IVA incluido en todos los precios.

TARJETA Y PAYPAL:

Pagos seguros con Tarjeta de credito o debito y PayPal.

Consejos para reducir la ansiedad por comer


Cuando vivimos periodos de estrés, no dormimos bien o estamos tristes, acudimos a la nevera en busca de un alimento que satisfaga nuestra ansiedad y, así, gracias a la liberación de serotonina que conseguimos con la comida, conseguimos sentirnos bien y más relajados. Pero este es un mal hábito porque estamos usando la comida como un método relajante cuando, en realidad, es nuestro motor energético principal y si nos llenamos de calorías, de azúcares o de grasas terminaremos viendo comprometido nuestro funcionamiento interno.

Por este motivo queremos darte algunos consejos que te ayudarán a reducir la ansiedad por comer y, así, poder volver a ser dueñ@ de tu cuerpo y de tu salud. Si, en épocas de bajón o de estrés, sueles engordar o comer más de lo habitual, ¡este artículo es pra ti!

¿Por qué tenemos ansiedad por comer?

La ansiedad por la comida aparece por diferentes motivos que tienen que ver con aspectos emocionales o psíquicos, más que físicos. Si tenemos hambre, comemos pero no devoramos y, en cambio, si nos acercamos a la nevera por culpa de la ansiedad, comeremos de un modo menos controlado y con una desesperación que, después, puede producirnos serios dolores estomacales o indigestiones.

Por este motivo es esencial que, cuando te entre un “antojo” valores si realmente vas a comerlo por hambre o vas a hacerlo por puro aburrimiento, por ansiedad o por tristeza. Reflexiona si esas ganas de comer vienen promovidas por el hambre o por otros motivos relacionados con la mente porque, si es así, por mucho que comas no vas a ser capaz de calmar esa ansiedad que te ha hecho revolucionarte por dentro.

Así pues, lo primero que te recomendamos es que apuestes por una vida libre de estrés, hagas ejercicio físico (es uno de los mejores métodos que hay para liberar tensiones) y cultives tus propios hobbies; de este modo, nunca te sentirás ni aburrido, ni estresado, ni ansioso por comer.

Reducir la ansiedad por comer en 5 pasos

Ahora vamos a entrar plenamente en los trucos que te ayudarán a eliminar este ansia y que, así, puedas volver a ser dueño de tus impulsos. ¡Atento/a!

Suprime el azúcar

Es esencial que si quieres reducir la ansiedad por comer dejes de tomar azúcar o, si no te ves capaz, al menos que lo reduzcas lo máximo posible. El motivo está en que es un complemento que crea adicción y, por tanto, cuanto más tomes, más ganas tendrás de seguir consumiendo durante ese mismo día. Por tanto, si una mañana te comes un croissant con chocolate, ten por seguro que aquella tarde será más que probable que te entren ganas de comer otro pedacito de chocolate para satisfacer tu ansiedad. Si reduces el azúcar, reducirás estos “antojitos” que aparecen durante el día.

Come tranquilo y quieto

No hay nada peor que comer estando caminando, de pie o trabajando porque no prestas atención a lo que estás haciendo y, al final, terminas sin sentirte satisfecho porque no has estado pendiente de los sabores ni del acto de comer. Evita las distracciones durante la comida y, así, conseguirás comer justamente lo que quieres y necesita tu cuerpo, ni más ni menos.

Cuidado con lo que compras

Si quieres reducir la ansiedad por comer te recomendamos que tu casa no tenga una despensa de “glotones” para evitar caer en la tentación de comerte un bombón cada día o unas patatas chips. Estos productos deberás comprarlos de forma ocasional y nunca introducirlos en tu lista de la compra pues, con ellos en casa, lo único que conseguirás es que la ansiedad por comerlos vaya en aumento y no puedas reprimir tus ganas. Lo mejor es que, para saciar las ganas de dulce o de alimentos grasos, tengas en casa opciones más saludables como, por ejemplo, frutos secos, cacao negro, etcétera.

Incluye carbohidratos complejos a tu dieta

Este grupo de alimentos que siempre está tan perseguido en todas las dietas para adelgazar resulta vital para las personas que quieren reducir la ansiedad por comer. La causa está en que opciones como la pasta, el arroz, las patatas, el pan, etc., contribuyen a que nuestro cuerpo segregue serotonina, una hormona que nos hace sentirnos bien y tranquilos. Aunque, eso sí, para cuidar mejor de tu cuerpo y salud es recomendable que apuestes por las opciones integrales porque, así, te aseguras un interesante aporte en fibra que saciará tu apetito durante más tiempo.

Come 5 veces en un día

Si quieres luchar contra la ansiedad por comer nada mejor que evitar pasar hambre y eso solo se consigue de un modo: ¡comiendo! Con esto no estamos animándote a que estés todo el día comiendo guarrerías sino que, justamente, lo contrario: come más veces pero en menor cantidad y apostando por alimentos nutritivos y saludables que nos sacien y nos hagan sentir bien. Lo mejor es que cenes poco y que lo hagas al menos 3 horas antes de dormir, así, conseguirás que tu cuerpo metabolice esos alimentos y dormirás relajado toda la noche.

La ansiedad, un trastorno muy frecuente:

Los trastornos de ansiedad son muy frecuentes, afectan al 20 por ciento de las mujeres y el 8 por 100 de los hombres, y aunque la preocupación y ansiedad son pasos normales de la vida, en muchas personas son tan intensos que la condicionan. Los cuadros más frecuentes son: Problemas de pánico, porque hay personas que ven la muerte cercana o van a enloquecer; Fobias o miedos irracionales que provocan la huida o la lucha sobre cuestiones que el sujeto considera peligrosas y en realidad no lo son ; trastornos de Ansiedad Generalizada, que suponen una preocupación excesiva sobre temas de salud, familia, etc; y los Problemas Obsesivos compulsivos, que obligan a ritualizar algunos aspectos de la vida.

El entorno afectivo debe escuchar a quien padece un trastorno de este tipo, tratar de comprenderle, animarle a buscar la recuperación, informarse lo mejor posible y acudir al médico con prontitud, cuando haya logros positivos felicitar a la persona y felicitarse por ello, porque la familia, el entorno, son clave en la vida de las personas. La Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, ofrece una serie de pautas que deben tenerse en cuenta.

La ansiedad, alimentos aconsejados:

Comer sano, nunca abundante, cinco comidas diarias de alimentos ricos en vitaminas antioxidantes C, naranjas, limón, pomelo, mandarina, es decir cítricos, Kiwi, fresas, frutos del bosque, mango, papaya, perejil, pimiento, crucíferas que son col o berza, brécol o brócoli, coles de Bruselas; Tomar zumo mañanero de naranja, limón, pomelo; en vitamina A y betacarotenos, zanahorias, perejil, espinacas, huevo, sardina y atún, mango, papaya, licopeno en tomates y sandias, y luteína en yema de huevo, espinacas y brócoli; y E con frutos secos, germen de trigo, aceites vegetales como el de girasol, aceite de oliva virgen y vegetales de hojas verdes.

Selenio, setas, mariscos, levaduras, huevos y sobre todo nueces o coquitos de Brasil; zinc, germen de trigo, frutos secos, ostras, legumbres, huevo; fitoquímicos o fitonutrientes como polifenoles, uvas, frutas rojas, té verde en infusión, aceitunas con poca sal, cítricos y legumbres. Vitaminas B con la B1, B3 y B6 sobre todo en los cereales, huevos, pan, pescados y carne, la B5 en leches y productos lácteos, B9 o ácido fólico en las hortalizas frescas de color verde oscuro.

Las levaduras, hígados y riñones, cereales integrales, legumbres y frutos secos, y la B12 en el hígado y riñones, leche, queso, huevos y la carne; ricos en magnesio, como el cacao, chocolate sin leche, levadura de cerveza, frutos secos y brotes de soja; en fósforo, lecitina de soja, productos lácteos y plátano; en omega-3, sardinas, caballa o verdel, salmón, mejillones y calamares; en fibras para ayudar al intestino, arroz integral, muesli, pan integral, judías secas, copos de cebada, avena, centeno y trigo y verduras y frutas en general.

Alimentos desaconsejados para la ansiedad

Suprimir el café y los refrescos de cola con cafeína, tomar solamente una infusión té verde al día por la mañana. Moderar el consumo de grasas saturadas procedentes de la mantequilla, margarinas, queso, tocino, leche entera, y las grasas “trans” presentes en bollería y pastelería industrial, “snaks”, patatas “chips”. Moderar el consumo de vino a un vaso pequeño en la comida. Suprimir los alcoholes de alta graduación y el tabaco.

Otros factores

Aprovechar las comidas para hacer vida familiar. Dormir suficiente. Los fines de semana y las vacaciones son ocio y distracción absoluta. No llevar trabajo de la oficina a casa. Realizar alguna actividad deportiva suave y acompañar a chicos jóvenes que practican futbol, natación, senderismo. Caminar 30 minutos todos los días. Practicar yoga y hacer ejercicios de respiración.
Suplementos ansiedad

La valeriana en infusión puede ayudar a templar el cuerpo.